Estas tres cadenas conforman un Certificado de Sello Digital (CSD de forma abreviada),
es decir un documento electrónico mediante el cual el SAT garantiza
la vinculación entre la identidad de un sujeto o entidad y su clave pública.

Tras la validación del timbrado, se generan dos documentos certificados:

Archivo XML: lenguaje que sirve para el almacenamiento y lectura en otros programas.
Archivo PDF: para que el contribuyente tenga una representación gráfica del documento.